© 2014/17, Papel Antiguo

Conservación y Restauración

Antes de llevar a cabo cualquier tipo de intervención en un documento, es necesario realizar un estudio previo para determinar cuales son sus necesidades y deterioros si los tuviere, y las posibles soluciones que plantean dichos problemas. Una vez determinado el tratamiento más adecuado a realizar, comienza la intervención. En unas ocasiones será de Conservación Preventiva y en otras de Restauración.

Existe la necesidad de Conservar nuestros bienes muebles, dentro de los cuales se encuentran los documentos, a éstos la historia no les ha dado la importancia que realmente tienen por lo que en muchas ocasiones se han deteriorado hasta desaparecer. Afortunadamente hoy en día esa necesidad de preservar esta parte tan importante de nuestro patrimonio comienza a ser primordial. Tratando de mantener nuestra documentación histórica en las mejores condiciones posibles para su correcta conservación en el presente y en el futuro.

Normalmente, son documentos con valor histórico, científico, religioso y artístico que reflejan la historia de una comunidad. Pero también en otras ocasiones son obras que amamos porque simplemente nos recuerdan a un ser querido.

Por todo ello es importante Conservar, pero cuando la obra presenta ya un importante deterioro ha de someterse bajo manos expertas, a un tratamiento de Restauración que devuelva a la pieza las características y funcionalidad que en su origen tenía.

Nuestra política es la de la "mínima intervención" intentando en todo momento no aportar a la pieza elementos que no sean originales, ni incurriendo en tratamientos o actuaciones que pongan en peligro su integridad.

En todas las intervenciones se utilizan materiales adecuados para las mismas, de pH neutro, con reserva alcalina, etc. Según las necesidades de la pieza, eso sí asegurando en cada momento la reversibilidad del tratamiento, éstos materiales deben poder retirarse en el futuro.

Otro tema importante, es la visibilidad a simple vista de las intervenciones realizadas. Estas deben ser claramente distinguibles del original, para no incurrir en el error de la falsificación.

Una vez finalizado el tratamiento se realiza un informe de todas las actuaciones realizadas a la pieza, incluyendo las fotografías que siempre se realizan antes y después de las intervenciones.